Hoy en el blog traemos unos interesantes artículos sobre nutrición de la revista SportLife número 229 de Mayo 2018. ¿Crees que tomas más proteínas de las que deberías? Sigue leyendo y descubre qué pasa con aquellas que no necesitas…

¿Puedo engordar si me paso de tomar proteínas?

proteinasEmpezaré diciendo que la mayor parte de la población toma (tomamos) más proteínas de las que necesita. Entre las excepciones están algunos deportistas de fuerza, que tienen sus necesidades aumentadas y algunos vegetarianos poco instruidos, que incluso pueden estar por debajo por no tomar las proteínas de la fuente adecuada.

Las proteínas son esenciales para la salud por su función estructural, son los ‘ladrillos’ de tu cuerpo, por ser necesarias para la producción de hormonas y enzimas y por reforzar el sistema inmunológico. Necesitamos una cantidad concreta por día, aproximadamente 0,8 a 1 gramo de proteínas por kilo de peso corporal, que suben hasta cerca de los 1,8 gramos en deportistas que están entrenando la fuerza o están sometidos a mucho desgaste. Esto significa entre 70 y 150 gramos de proteína pura y el resto por encima de estas cantidades, como decía mi querido profesor de fisiología, es “mear caro”. El cuerpo humano sencillamente no “sabe qué hacer con ese exceso”, es como si a un constructor le das más ladrillos de los que necesita para reparar una casa que está reformando, no le sirven para quemarlos y usarlos como calefacción…los tiene que tirar o regalar. Tu sistema digestivo capta las proteínas que necesita, las digiere y transforma en aminoácidos que servirán para ganar músculo y reparar las microrroturas del entrenamiento, y el resto se dirigen a tu sistema excretor, una “mierda” de aprovechamiento…literalmente. Lo malo es que en ese proceso haces trabajar en exceso a tu hígado y riñones, que tienen que filtrar y depurar cantidades mayores a las que están preparados para procesar. Es un proceso que consume energía y solo en caso de extrema necesidad (carencia aguda de alimentos) la proteína sirve como fuente de energía.

Volviendo a la cuestión inicial, aunque químicamente es posible la transformación de las proteínas en grasas y estas teóricamente podrían usarse como sustrato energético, es una circunstancia extremadamente rara. La prueba práctica es que las dietas con exceso de proteínas, si bien son muy poco saludables, como suelen ir acompañadas de pocos carbohidratos consiguen que el cuerpo entre en cetosis, queme grasa y pierda peso.

Puedes encontrar este artículo en el número 229 de la revista SportLife Mayo 2018 páginag 42.

Y ahora… ¡Date un capricho!

Alimentos altos en calorías a los que no debes renunciar.

Un alimento con alto valor energético también puede ser saludable si se consume de acuerdo con nuestro gasto. Estos son los alimentos altos en calorías que nos recomienda la Dra. Sonia Cibrián, especialista en nutrición de mediQuo:

alimentos proteinas calorias

Frutos Secos: 600 kcal/100 g Contiene omega3, fibra, proteínas, vitamina E y selenio. Las personas que los consumen regularmente tienen menos riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Es recomendable tomar un pequeño puñado, 6-8 nueces o almendras, a media mañana o para merendar.

Aguacate: 230 kcal/100 g Un alimento rico en ácidos grasos saludables, ácido fólico y potasio, por lo que es ideal para deportistas. Es recomendable para prevenir las enfermedades relacionadas con la hipertensión.

Aceite de oliva: 899 kcal/100g Es uno de los alimentos más calóricos, pero también de los más sanos. No hay que apartarlo ni eliminarlo de la dieta, podemos tomar 2-4 cucharas al día preferiblemente en crudo.

Chocolate negro: 540 kcal/100g No solo está buenísimo. Hay estudios que afirman que es beneficioso para la salud del corazón (asegúrate que contenga más de 70 % de cacao para que las grasas y los azúcares no se disparen). Puedes tomar un trocito pequeño incluso si estás a dieta, porque ayuda a calmar la ansiedad.

Miel: 320 kcal/100 g Algunos estudios señalan que ayuda a activar el cerebro y combatir la demencia. No obstante, no te pases. Aunque su índice glucémico es inferior al del azúcar, continúa siendo muy elevado. Acostúmbrate a tomar solo un poquito de miel.

Puedes encontrar este artículo en el número 229 de la revista SportLife Mayo 2018 páginag 24.